TRAJES MEXICANOS

En esta exposición permanente, un conjunto de trajes muestran la evolución del vestido en México, desde aquellos en los que destacan rasgos de origen prehispánico hasta aquellos otros en los que se observan las diversas influencias recibidas a través del tiempo, principalmente de Europa y el lejano Oriente.

Se puede afirmar que el vestido femenino autóctono mexicano mantiene su origen prehispánico. Aunque de líneas sencillas, el huipil demuestra la cosmología, la estructura social, la riqueza y variedad de materiales, la identidad cultural y la maestría técnica de los pueblos indígenas. Un simple lienzo rectangular se convierte en huipil, enredo o quexquémitl; la creatividad no tiene límites.

A partir del siglo XIX empezaron a marcarse diferencias regionales que definen identidades propias. Fue en el norte del país donde se observaron cambios más radicales; el uso de telas industriales y estilos europeos para la confección de sus vestidos les llevó a abandonar del todo las prendas y técnicas prehispánicas.

En su mayoría, los trajes mexicanos que se exhiben pertenecieron a la Sra. Socky Villar de Moeller, quien se ha distinguido por su amor al artesanía mexicana. En 2007, el Gobierno del Estado adquirió su colección para disfrute de sus visitantes.